Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad, más conocido como TDAH, es uno de los diagnósticos que más se utiliza y se comenta en el ámbito de la psiquiatría y psicología infantil.

El TDAH es un trastorno complejo que afecta a niños y adultos, caracterizado por fallas en ciertas capacidades tales como mantener la atención, inhibir sus comportamientos y autorregular su nivel de actividad en distintas situaciones.

Recordar las cosas que deben hacer, tener autocontrol, capacidad de autoreflexión y de tolerancia a la frustración, son algunas de las dificultades también presentadas por aquellos afectados por este trastorno.

Dicho desorden, afecta la vida de niños y adultos que se ven envueltos en problemas escolares o laborales,presentan dificultades en sus relaciones sociales y afectivas con los demás y tienen un alto grado de temores y sufrimiento.

Dentro de las características principales de este trastorno se encuentran: capacidades reducidas para inhibir o controlar las respuestas, para controlar los impulsos o para  retrasar la obtención de una gratificación o refuerzo.

Esto se manifiesta en la incapacidad de la persona con TDAH para pensar antes de actuar, para esperar su turno en juegos, para resistir distracciones cuando deben concentrarse o para trabajar en pro de metas de largo plazo y mayor importancia en lugar de centrarse en metas de menor enjundia y más inmediatas.

Actividad excesiva e irrelevante para las tareas que se abordan o actividad poco adaptada a los requerimientos de una situación. Algunos niños y jóvenes con este trastorno (no todos) pueden exhibir actividad o movimiento exagerados (correr, saltar, etcétera).

Escasa atención sostenida o perseverancia en los esfuerzos y tareas. A menudo esto se manifiesta cuando al individuo se le asignan tareas aburridas, tediosas o actividades repetitivas que no tengan atractivo especial para este.

Hoy en día está claro que la herencia genética es el principal factor que determina la aparición del TDAH en un ser humano, siendo responsable del 80% de la probabilidad de que se registre este trastorno.

El 20% restante parece corresponder  a factores como dificultades durante el embarazo, exposición al tabaco y al alcohol durante la etapa prenatal, parto prematuro y muy bajo peso al nacer, y daño postnatal en las regiones prefrontales del cerebro.

Con base a lo dicho anteriormente, el TDAH es desorden que debe ser diagnosticado y tratado, si dicho cuadro no es tratado puede presentar consecuencias significativas para aquellos que lo sufren.

Generalmente, los niños son los más afectados. La inadaptación al sistema escolar, la pérdida de autoestima, las dificultades cognitivas y los problemas en las relaciones sociales y afectivas, son solo algunas de las consecuencias que se podrían generar a causa del TDAH.

Actualmente el TDAH cuenta con medicamentos y con especialistas que manejan y tratan este cuadro. Lo importante es que la persona afectada cuente con un buen tratamiento psicológico y/o psiquiátrico que logre controlar dicho trastorno.

Por: María Lourdes Dávila 

Enlace web:  Trastorno por déficit de atención e hiperactividad | El Heraldo.

 

Contenido seleccionado por Carlos Torrico Psicologo Leganes Madrid España para ePsicologia.eu

Publicado en Sin categoría y etiquetado , , , , , , , , , , .